viernes, 7 de diciembre de 2012


El matrimonio hasta hace bien poco era de conveniencia. De hecho, los lazos entre naciones se asentaban a través de matrimonios entre diferentes casas reales. En el mismo momento en el que el “amor” pasó a sustituir la conveniencia, el matrimonio obtuvo fecha de caducidad. Todo el mundo sabe que borracho no se puede conducir un coche; tampoco “borracho” debe uno tomar decisiones con consecuencias (para su vida) a medio y largo plazo. Es decir, toda idea que pretenda llevarse a cabo debe ser examinada y revisada antes de plantearse una praxis de tal idea ya que con ello se evitan muchos imprevistos y cosas peores.

Pongamos el caso de España como ejemplo. El País Vasco y Cataluña, o más bien sus políticos, dicen querer divorciarse de España porque su amor se ha acabado. Una persona con dos dedos de frente se da cuenta de que estos proyectos disgregacionistas solo sirven para que ciertos partidos políticos ganen elecciones autonómicas a través de discursos de desamor y a la vez de amor por el terruño. Pero de amor no se come, el amor es irracional y como en el matrimonio: Todo el mundo sabe que borracho no se puede conducir un coche; tampoco “borracho” debe uno tomar decisiones con consecuencias (para su vida) a medio y largo plazo. Es decir, toda idea que pretenda llevarse a cabo debe ser examinada y revisada antes de plantearse una praxis de tal idea ya que con ello se evitan muchos imprevistos y cosas peores.

Si cambiásemos el punto de vista, si nos diésemos cuenta de que lo que hay en España, Alemania, Francia y en todos los países del mundo son trabajadores con familia, miraríamos más racionalmente el tema de la política; tendríamos en cuenta la economía y la importancia de mantener una estabilidad social que estimule esa actividad económica que sostiene un país. Un obrero del País Vasco y uno catalán deben preguntarse: ¿Durante qué periodo histórico de mi terruño ha obtenido  mayor calidad de vida el obrero? ¿Cuándo ha podido un obrero vasco o uno catalán hacer turismo por otros países teniendo las vacaciones pagadas o tener una seguridad social? ¿Es conveniente un divorcio con España?

En mi opinión la democracia es el mejor sistema de gobierno para extensiones de territorio con un tamaño pequeño. Sin embargo, la democracia se convierte en tiranía de las masas cuando se instaura un gobierno “democrático” para grandes extensiones territoriales habitadas por gente desinformada a la que se da voz. Es por todo esto, y la falta de madurez de la sociedad española actual que no nos merecemos nada más que miseria. Somos un país que da vergüenza; llevamos muchos siglos peleándonos entre nosotros y esto nos ha hecho perder relevancia, voz, en el ámbito internacional. Ahora cualquier país nos puede mirar por encima del hombro porque la mano de obra de nuestros obreros no vale nada; mano que resulta amputada al depositar el “obrerín” su “votín” –fruto del engaño- en la urna.

jueves, 30 de agosto de 2012

El grito de socorro y el día del abuelo


El pasado día 26 de julio se institucionalizó el día de los abuelos.

Los abuelos son una institución ya desde antiguo. Su papel en la sociedad es de vital importancia ya que aportan nada más y nada menos que la voz de la experiencia ¡qué hay más verdadero que la experiencia! Es más, ¿qué sería de cualquier civilización sin el factor clave de la transmisión de la experiencia intergeneracional? También es verdad que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra; sin embargo, ha sido el animal que ha conquistado el mundo. Y esta conquista comenzó gracias a la transmisión oral de generación en generación con lo que acabamos acumulando las distintas experiencias que nos llevaron a no partir de cero y tener que descubrir el fuego cada vez que un individuo nacía. Por todo esto, en mi opinión los abuelos tienen que estar totalmente implicados en la formación de sus nietos como personas y como ciudadanos –más que los propios padres o el colegio.

Yo asocio abuelos y formación/educación ya que, al no existir La guía de los padres ideales, son los abuelos los que tienen menos miedos e inseguridades (que los niños también aprenden de sus padres) cuando se trata de enseñar el mundo con naturalidad a sus nietos. Los abuelos te enseñan un mundo en el que puedes intervenir siempre con precaución. Un padre siempre trata de proteger, y como dice el mío, su juicio siempre está condicionado por tal deseo de protección y esto restringe las experiencias del hijo. Con los abuelos, en mi opinión, se aprende la naturalidad, la precaución, formas de dirigirse a otras personas, lo que tiene o no valor; y todo esto a través de la transmisión de la experiencia de un modo oral y gestual. Un abuelo narra (lo que implica una secuenciación cronológica), reproduce diálogos tanto en estilo directo como indirecto (lo que muestra modelos del habla, registros, formas de empezar y finalizar una conversación resaltando la importancia del contexto en el que se inscribió aquello que está representando el abuelo) y -lo más ilustrativo- describe. La descripción tiene una gran carga de valores en el diálogo intergeneracional porque permite encontrar semejanzas y diferencias entre los modos de vida de emisor y receptor. Asimismo, los abuelos enseñan juegos en los que pensar antes de “mover ficha” o “echar carta” es premisa. Con ello los jóvenes aprendemos, a través del juego, que la impulsividad y las apariencias son traidoras.

Mucha gente en occidente tiene asumido que el papel de los abuelos es contar “batallitas” además no se les cede el sitio en el transporte público para que se sienten: está claro que para la mayoría (no olvidemos que estamos en un estado democrático) los ancianos, los de la 3ª edad, son un lastre a los que hay que pagar una pensión; personas que pertenecen al pasado –representan algo lejano- y que no pueden innovar, es decir, que no sirven para el progreso que se busca ahora. Yo ya sé lo que pasa con este tema: los abuelos hablan de sacrificio, de comunidad, familia, tribu, clan: hablan del sentido de la responsabilidad, de compromiso y de deuda con los que nos rodean mientras que hoy prima el Yo al amparo de las palabras libertad individual. La palabra libertad, al igual que la de democracia, no significa en el presente más que una metáfora de lo que fue en su origen. Hoy libertad es hacer lo que Yo quiero (¡y ahora!) sin tener conocimiento ni madurez para afrontar las consecuencias de lo hecho. Nadie habla de que lo que realmente hay que hacer de forma constante es adaptarse a las circunstancias para superar las posibles adversidades con las que uno se puede encontrar a lo largo de su vida. Nadie habla de intervenir en el mundo, de enfrentarse a él a la vez que se le agradece profundamente cada día de vida. Ese es el mayor valor que enseñan los abuelos: “cada día de vida es un regalo” y por ello hay que vivir hoy y mejorar las condiciones pensando en el mañana. Por el contrario, la masa social vive el hoy como si fuera el último día: estamos rodeados de lujo y de cosas que alguien nos ha hecho aprender como necesarias. El individualismo ha desconectado a los genos (pueblos) y no hay un Nosotros, solo hay un gran YO que vive HOY.

Las enseñanzas de los abuelos son más importantes que las de los mal llamados “centros educativos” porque versan sobre la experiencia propia, no son enseñanzas sobre papel y desde la indiferencia o falta de lazos entre emisor y receptor. Con esto no quiero decir que la enseñanza superior tenga que desaparecer; pero considero que meter niños de 6 años (si no más jóvenes) en autobuses para ir al cole a las 7 de la mañana es inhumano sobre todo si tienen que pasar tantas horas. La conocida enseñanza obligatoria yo la suprimía y pondría en su lugar talleres de diálogo intergeneracional en la que el énfasis se pondría en el aprendizaje de la correcta interacción tanto humana como con la naturaleza en un contexto global. Me opongo al sistema de enseñanza obligatoria, no quiero nada obligatorio como los que no querían hace unos años que el servicio militar fuese obligatorio: el que quiera aprender a manejar armas que se haga un profesional. El estado, en mi opinión no está legitimado para dictar lo que es conocimiento obligatorio y lo que no. De hecho, ese sistema de educación al amparo del estado es el que fabrica y amasa la masa –la masa votó a Hitler.

Solo puede aspirar a la democracia participativa aquella sociedad que admira y ensalza a sus mayores, porque solo de esa admiración surgirá el conocimiento que proporcione madurez al individuo que tiene que votar y hablar, sobre todo hablar y criticar (con conocimiento de lo que son las circunstancias reales y proponiendo mejoras para adaptarse mejor a estas circunstancias). Mi abuelo materno me insistía: “que no se te olvide nunca que eres hijo y nieto de obreros, y tú serás un obrero. Estamos rodeados de lujo, cuando yo era pequeño una chocolatina era ficción. Todo lo que hemos conseguido, todo lo que tenemos, es fruto de mucho sacrificio y trabajo”. Juro que estas palabras se me grabaron a fuego en la mente y me ahorro muchas frustraciones. Creo que la sencillez da ,de largo, más satisfacción que la grandeza.

martes, 26 de junio de 2012

Hoy es San Pelayo. Ya os contaré cómo celebramos la fiesta este año.

jueves, 31 de mayo de 2012

Más moral aristocrática y menos "demagocràtica" -digo, democrática.

Digo “demagocracia” porque a través del lenguaje nos hacen creer que la soberanía reside en el pueblo, cuando cada vez se hace más evidente que nosotros  solo sabemos lo que los medios de comunicación –acreedores y deudores a la vez de los partidos políticos- nos cuentan. Por lo tanto, si toda información que el pueblo recibe es la pactada entre partidos políticos y medios de comunicación, éste corre el riesgo de vivir una realidad deformada. Es decir, que la soberanía reside en el pueblo es mentira porque éste no tiene información suficiente sobre el estado real de la cosa pública y no sabe qué es lo que más conviene. En España, por ejemplo, se da una situación de recesión económica desde 2007-08, sin embargo, no ha sido hasta ahora –que nos lo están haciendo saber- que se van a empezar a tomar las medidas (y lo que implica el no haberlas hecho antes va a hacer que sean más duras. Nunca olvidaré el debate entre Pizarro y Solbes) necesarias para ADAPTARSE A LAS CIRCUNSTANCIAS REALES. Y pongo esas palabras en mayúsculas porque el populacho –o indignados- no las acaba de entender; sobre todo los que hemos nacido teniendo de todo.

El pueblo no sabe lo que le conviene por varias razones. Una es que nunca tiene información que muestre la situación real del Estado, y otra es la falta de formación. Por ejemplo, en España la gente identifica la izquierda como la fuente de libertades y la derecha como el totalitarismo. Bueno yo informo a esos, el totalitarismo lo crean entre los dos únicos partidos que se alternan en el poder. De hecho, muchas veces me pregunto si lo que ha pasado en el ayuntamiento de Marbella no pasa en todos; pero claro, el GIL no era el PP ni el PSOE.

La soberanía nacional (la que quede después de la intervención) no reside en el pueblo, reside en las direcciones de los dos grandes partidos que dicen representar la voluntad de todos los españoles. ¡Qué tontos somos los españoles, solo tenemos dos formas de entender la administración de la gran e histórica empresa que es España, la bella y diversa! Las direcciones de ambos partidos han ocupado todos los puestos privilegiados de la monstruosa máquina estatal haciéndola insostenible  (eligen a dedo fiscal general, jueces, jefes de la policía etc.) . Las direcciones de los partidos, que no os quepa la menor duda esta compuesta por trepas: mentirosos, embaucadores, pelotas, oportunistas. Entonces si este tipo de personas son las que gobiernan; es decir, los que no son los mejores ¿por qué dejamos que acaparen todo el poder y decidan el futuro de gente buena y trabajadora –que somos la mayoría cuando no estamos divididos a cuenta de los engaños de las ideologías.

El pueblo está cada vez más alejado de las instituciones representativas de gobierno y éstas últimas son cada vez más ajenas e ignoran las verdaderas necesidades de un pueblo. Las ideologías nacionalistas de los siglos XVIII, XIX y XX fueron creadas en periodos de sangrientas guerras y lo que se buscaba era que el ciudadano (siervo) creyese en un "interés general" y un "bien común" para justificar la concentración del poder (gobierno estatal) y centralización de las administraciones encargadas de gestionar los bienes de los diferentes pueblos que conviven en los estados modernos de grandes extensiones territoriales. En realidad, no existe institución de gobierno más cercana al ciudadano que el ayuntamiento, y ya vemos cómo este va perdiendo “competencias“ básicamente por dos razones: la incompetencia y falta de compromiso del funcionariado (esto es generalizado en toda España), y por otro, la falta de participación e iniciativas ciudadanas en dicha institución pública. A este último grupo de personas que pasan de participar y de crear iniciativas para mejorar la cosa pública les debemos la palabra “idiota”. Sí, en la Grecia clásica a todo ser libre que se mostraba apático en relación a la política se los llamaba Idiotés. La democracia –aunque los ignorantes no lo sepan- va más de voz que de voto (y yo creo que debería de ir sólo de voz).

Cada estado moderno emula, o por lo menos lo intenta, el Imperio romano. En él se creó una nueva figura que concentraba todo el poder del Estado: la del emperador –se lo divinizó y creó culto a su persona- ya que él, no como los anteriores dioses, sí tenia poder para cambiar las cosas sobre la tierra. (Aquí creo que también es bueno recordar que el paso de República a Imperio lo marcó la necesidad de administrar tan vasto y diverso territorio, el cual precisaba de una práctica cultural común para todos los ciudadanos con el fin de que todos estos subordinasen su identidad a Roma antes que a su pueblo). La persecución a los cristianos, de hecho, empezó por la negativa de estos a realizar el culto al Emperador, que consistía en poner incienso cerca de un retrato o figura de su persona (o algo así). Lo que importa aquí es que aunque estructuralmente el periodo romano (éste imperio iba desde Irak hasta Galicia) y el contemporáneo se asemejan en cuanto a que el dios es el estado haciendo que la población olvide sus raíces y se sienta imaginariamente unida por el sentimiento de pertenencia a un “país grandioso”, la diferencia en la forma de las estructuras nos hace creer que todo es diferente. Para muestra un botón: durante el Imperio Romano los esclavos tuvieron distintas leyes por las que se los regía, y estas se iban ablandando en la medida en que las conquistas de nuevos territorios disminuían y en la medida en que la compra de un esclavo, por lo tanto, se encarecía. Otro factor clave -y es con el que me quedo yo- es el de que llegó un momento en que los romanos se dieron cuenta de que una persona asalariada era mucho más productiva que una tratada a latigazos. Por cierto, la palabra trabajo viene del Latín Tripallium que era un tipo de tortura muy dolorosa.

La época actual, en el ámbito europeo, la encuentro muy similar con la de los reinos helenísticos que culminó con la creación del Imperio romano. Alejandro extendió la cultura helena y estimuló el diálogo cultural y el comercio entre oriente y occidente, de manera que a su muerte sus generales se dividieron y repartieron el Imperio de Alejandro Magno creando reinos independientes en los que se divinizaba al rey. A su vez, estos países compartían tantos rasgos culturales (no hay más que ver las obras artísticas de ese periodo para advertir tales similitudes) que mediante tratados mantenían lazos comerciales entre ellos. Y como todo el mundo sabe, Roma se acabó por llevar el gato al agua al hacerse de un golpe con los reinos helenísticos y Cartago; obteniendo así la hegemonía en el Mediterráneo. A mí por lo menos me parece que Europa está viviendo un momento histórico estructuralmente igual. Me explicó: La CEE la componemos países que somos prácticamente iguales culturalmente, tenemos tratados sobre comercio y a todos los países nos gobierna un presidente de republica o rey que representa a un montón de millones de gentes distintas (tan distintas que no representa a nadie en realidad), con intereses distintos y con visiones de la vida y creencias distintas. Además se nos gobierna despóticamente (como siempre) “todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Y finalmente, están creando un estado (Imperio) a espaldas de la gente, a base de maniobras sucias y rastreras a lo romano: prometiendo la paz (en este caso estabilidad económica). Y en cuanto a los “lazos que unen a España con Europa”, no son ni más ni mejores que los que nos unen a los americanos del sur o incluso los árabes (estos últimos estuvieron aquí más de 8 siglos).

Volviendo al tema de las democracias modernas y la falta de poder de intervención del individuo en los asuntos públicos, resulta que todos los recursos naturales del área geográfica que ocupa el estado pertenecen a éste ”por decreto”. Y se ocupa muy bien de cobrárselos al ciudadano además de las otras sustracciones que hace el estado del bolsillo del contribuyente para que los de la casta política y agregados vayan de viaje y a cenar por ahí todos los días. Por otro lado, también es verdad que el bipartidismo es un sistema estable dentro de una configuración estatal centralizada. Sin embargo, no por mucho tiempo. Ya desde los primeros pensadores griegos se sabía que de la agrupación de diferentes aldeas en una sola más grande desemboca en Monarquía. Ésta con el tiempo se vuelve tiranía porque el monarca se desentiende del pueblo y esto termina en la toma del poder de la aristocracia que funciona bien hasta que empiezan a surgir las diferencias, y el que es ciudadano cree que tiene derecho a tener lo mismo que tiene el de enfrente(que tiene más). Por lo tanto, la siguiente rebelión termina en democracia, la cual como todas las demás configuraciones de estado funcionan bien solo durante la primera generación que la implantó; después todas estas formas de estado entran en caos y decadencia; y de su habilidad depende subsistir, re-emerger o desaparecer. Renovarse o morir parece ser que es lo que tenemos que aprender. A lo mejor un gobierno de moral aristocrática –que no de buena familia- que abarque una pequeña área geográfica en la que viven pueblos con costumbres similares, un gobierno de los mejores, sin colores, es mejor que uno endeudado (de grandes extensiones geográficas y que habla de un interés general que es tan general que no viene bien a ninguna de las diferentes comunidades que habitan el Estado) tanto con medios de comunicación como con corporaciones y demonios financieros que mantienen los partidos y sus campañas (y trajes).

Y para el que no lo sepa, el origen de la verdadera y original democracia fue a través de un proceso interno de las comunidades griegas, sus impulsores fueron las familias aristocráticas, organizadas en pequeños clanes o genos, así como en phylai o tribu, grupos más grandes cuyos miembros descendían de los fundadores legendarios de cada ciudad. Cuando con el paso del tiempo la agricultura superó a la ganadería como actividad económica dominante, la población creció expandiéndose así la actividad comercial. Entonces los terratenientes más ricos promovieron la concentración de población en la Polis –una ciudad mayor. Este proceso se denomina “sinecismo” del griego synoikismos (unión de oikos o haciendas).Con la creación de la Polis y la agilización del comercio se creo a su vez una clase burguesa que se dedicaba al comercio. Esta clase burguesa acabó por hacerse con el poder (el cargo de rey fue abolido) echando a un lado a los pertenecientes a linajes nobles –descendientes de personajes legendarios. Con el crecimiento de la economía a causa del incremento del comercio se incremento la demografía y en unos años la mayoría tomó consciencia de que estaba siendo gobernada por una minoría. Por ello, la mayoría logró aumentar el poder del antiguo consejo de ancianos en perjuicio de la asamblea popular de los oligarcas. En el antiguo consejo de ancianos se reunían los jefes de los clanes; es decir, personas que sí que saben y conocen las autenticas necesidades del pueblo –los mejores. Asimismo, las funciones de lo que sería un rey se dividieron en varios cargos e instituciones tanto de tipo judicial como administrativo. Ya sé que hago muchas comparaciones con la historia clásica, e incluso antigua, con el momento histórico actual, y lo hago porque parto de la premisa de que aunque los acontecimientos que aparentemente se nos presentan como nuevos para la sociedad internacional tienen su origen estructural (no formal) en la historia tanto antigua como clásica. Que nadie dude de esto. La escritura comienza con, o hace posible la aparición de, los primeros estados, y a partir de ese momento todo ha seguido un curso casi previsible teniendo en cuenta que las guerras, las conquistas, las colonias, los sentimientos de superioridad (inferioridad) no han parado. Lo que pasa es que hoy, la falta de distancia no nos deja ver todos esos procesos o acontecimientos que oprimen a la gente normal porque las formas en forma de ideologías son diferentes, más sutiles. Y es curioso que todas estas ideologías deifican el consumo, el individualismo, el desarraigo familiar y la posesión material. Ninguna de ellas habla de cómo superar un bache emocional que uno pueda tener, ni de lo que enriquecen el dialogo intergeneracional y “el roce con la familia”.

Me gustaría insistir con lo de la incapacidad que el pueblo tiene para intervenir en la cosa púbica, es más, en mi opinión para que una comunidad funcione, los miembros de ésta tienen que estar comprometidos con su mantenimiento (tanto material como cultural), la propuesta de mejoras y con el diálogo en general. Que no se nos olvide que la democracia consiste más en ser escuchado sin temor a ningún tipo de represalias que al hecho de votar. En este sentido los estados modernos son inviables sin discusión. Dan la apariencia de viabilidad a través de los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, internet), la demagogia, libros, películas; pero, por mucho que lo intenten, un estado no será nunca un pueblo ni representará los intereses de nadie; por aquello de que son muy generales. A través de la demagogia se llega al totalitarismo (Hitler salió democráticamente elegido; lo que costó 60 millones de vidas, y el Socialismo en un solo País de Stalin nos costó 100 millones de vidas).

Para finalizar, cada pueblo (que no estado) debería tener el derecho exclusivo de gestionar y administrar los recursos materiales con los que su tierra cuenta. Para ello cada pueblo debe elegir en concejos -o Concilium en latín- sus representantes y los responsables de la gestión de los recursos. La libre circulación de bienes y servicios se tiene que ver como inherente al ser humano y su derecho natural a moverse- él (y su ingenio por todo el mundo). Los Estados–nación deben perecer pues se han convertido en un monstruo inservible una vez que sabemos que en pelotas todos somos iguales. Y por eso yo propongo un estado universal en el que cohabitan distintas naciones. No me refiero a la ONU donde el poder está en manos de 5 o 7 países. Yo me niego a reconocer a un estado nación porque yo lo que veo cuando voy a los sitios son pueblos y gentes diferentes. Todavía quedan borregos que creen que el hecho de que compartir una lengua te hace más próximo a un determinado estado-nación. A lo mejor un andaluz vomita al comer un bacalao al pil pil y lo mismo con un vasco que se toma un gazpacho. En fin, volviendo a lo del estado universal, en Roma (época republicana, no imperial) existían los Concilium que eran el organismo de gobierno de los plebeyos (personas libres) a través del cual dirigían sus asuntos internos, y de todos los representantes de los diferentes Concilium se elegía uno que recibía uno de los dos puestos de Cónsul de la cosa pública. El otro puesto de Cónsul era elegido por los patricios (personas libres también pero nobles). Los Concilium representaban un ”cuerpo con espíritu parlamentario y negociador” que reducía el despotismo de los poderosos. Incluso las propuestas de los Concilios se aceptaban, a veces en el Senado y la Asamblea de las Centurias (quien tenía la verdadera soberanía, por lo penos de Iure).

lunes, 30 de abril de 2012

Of Cathedrals, Lions and Football


There are many more things at stake in a football game than just the final score –honor and social status issues are among them. Each football team is ascribed to a certain territory and displays certain values with which supporters identify. Furthermore, supporters get involved in a parallel world governed by its own rules; that is, the FIFA –a supranational institution- is the highest authority and regulates the life of professional football across the globe . Thus, that parallel world that professional football constitutes is connected to reality through either national or local teams that represent local or national peoples. Some teams display and represent strong values; for example, Athletic club de Bilbao claims to have its own “philosophy”. In fact, its players are known as los leones (the lions) and the stadium is known as la Catedral (the Cathedral); moreover, players that are not Basque cannot join for Athletic club de Bilbao –there is no amount of money in the world that can change that premise of the above mentioned philosophy. Other teams represent religious or ideological values, and when one of these kinds of teams has to play against its ideological or religious counterpart, matches are experienced on the verge of collective madness.

The Basque Country has historically claimed for its independence from the Spanish Kingdom. This historical claim can be seen reflected in the composition of Athletic Club de Bilbao; only Basque players can join the club and the anthem is in Basque language. FC Barcelona also represents nationalist values although there are foreigners in the team. The slogan of this club is “mais que un club” (more than a club) which tells us very much of its social relevance and when this team plays an international competition its supporters carry banners claiming that “Catalonia is not Spain”. Furthermore, supporters of both teams never display a Spanish flag; they carry the Basque flag or the Catalan ones instead. On the other hand, Real Madrid is associated with a rather centralized state. One just have to have a look at the shield or symbol of this club, which bears a Christian cross on the top of a crown, to understand what I am referring to. According to the FIFA, Atlético de Madrid is the second team of the capital and is associated with the working class, whereas Real Madrid represents the middle class (Classic Football). In fact, supporters of Atlético de Madrid usually say that they like suffering because of their team’s bad results, whereas supporters of its neighboring team always show off because of the prices they pay for a football player; they aim to win everything. Therefore, when a match between Real Madrid and one of the other three mentioned teams is held, emotions come to the surface more than with any other match because these four teams represent strong ideologies that make the game transcend the formal aspects of a mere game.

  As for religious matters, the case of the city of Glasgow is very illustrative where –as in Madrid- there are two teams: the Celtic FC and the Glasgow Rangers. Roger Levesque, a Professor Law and Psychology at the University of Indiana states that, “Despite the age-old on field rivalry, the tension between Celtic and Ranger supporters runs much deeper than what takes place on the soccer field”. In this case the division is between Catholics and Protestants, he affirms. “Soccer in Glasgow has become a public stage for sectarianism, the religious bigotry that has plagued Scotland for hundreds of years”.

In conclusion, one is somehow expected to be a supporter of his or her national or local team and this is almost a rule that is not written by any institution. It seems that one inheritates the taste for one team either through the family or through society. Therefore, the supporter feels that he or she is engaging a collective project, detached from reality, which provides group identity and cohesion to society. Of course, one’s social status does not change because of the triumphs of a football team. But people are emotionally affected by the performance of his or her team because each team is seen as representative of a certain territory and, through football matches; different peoples resolve historical, ideological or religious conflicts symbolically –without violence. Finally, at first glance it seems that a cockfight and a football match have nothing to do between them; however, I think that what anthropologist Clifford Geertz says about cockfights in Bali can apply to football: “The cockfight is […] a simulation of the social matrix, the involved system of crosscutting, overlapping, highly corporate groups –villages, kingroups, irrigation societies, temple congregations, castes- in which devotees live.”

viernes, 9 de marzo de 2012

el grito de socorro

Al margen de textos periodísticos que claman el fin de la Historia, la realidad es que la auténtica Historia Universal se empezará a escribir de aquí a unos años. No es sino hoy cuando las diferentes culturas o civilizaciones del mundo (al margen de los políticos) han empezado a dialogar sin intermediarios. Es decir, las facilidades en desplazamiento de un lugar a otro y las redes sociales han provocado que la información que recibimos sobre otros sea de primera mano, cara a cara, lo que facilita en gran medida la eliminación de estereotipos difundidos en el imaginario popular de los diferentes pueblos. Hoy se puede decir que se dan las condiciones, bueno, se están empezando a dar para crear un nuevo edificio que sirva de referencia a todos, que englobe todos los puntos de vista, que integre a los pueblos que no han escrito su historia sino que han sido historiados. Claro que siempre será más fácil proclamar el fin de la Historia que realizar la tarea que propongo.

La Historia siempre ha sido selectiva: los acontecimientos que se narran son arbitrariamente expuestos como los causantes de los efectos que los siguen. Por lo tanto, la Historia es algo subjetivo aunque necesario para que las personas tengan una orientación, un punto de partida. Es por esto que no sería mas subjetiva la historia que yo propongo construir (insisto, se trataría de una tarea cuyas dimensiones ni imagino, pero para eso están las universidades). Por ejemplo, en Europa siempre hemos tratado de justificar la idea de progreso a través de la Historia, nunca se han contemplado otros valores justificables de otras culturas como el de Vida en el Islam que también significa progreso pero en relación a los valores del Islam. ¿Puede una cultura demostrar su superioridad sobre otra? Yo creo que no.

Para seguir –y concluir- con lo de la Historia, la verdad es que un día un grupo de homínidos se puso en marcha y salió de África. Desde allí ocupó el resto del mundo (a través del estrecho de Bering para llegar a América cuando la glaciación lo permitió, y a través del continente asiático para llegar a las islas de Oceanía e incluso Australia) y es lógico que si el mundo es redondo y el ser humano es un ser que se desplaza largas distancias por naturaleza al final nos acabásemos rencontrando; eso sí, habiendo sufrido todos un cambio tanto físico como mental que responde a las circunstancias geográficas y climáticas (materiales) concretas en las que cada grupo que un día se separó de los otros evolucionó en condiciones de aislamiento. Las religiones que aspiran a la universalidad; (“esas tan retrogradas” para algunos) a la unificación de todo el mundo bajo un mismo credo, ya nos mostraban el anhelo que el ser humano siempre ha tenido por volver a encontrarse, ya de mayor, con un largo bagaje que nos permite ahora intercambiar información acerca de nuestra forma de entender el mundo y las razones para hacerlo así y no de otra manera.

Yo sigo cantando como Hansen: Who brings us all the sadness? Who brings us all the fear? Who spreads disease and misery, AND STEALS OUR DESTINY?: http://www.youtube.com/watch?v=nJLvPDRKZN0&feature=related y cuando tengo la respuesta canto tambíen como Hansen:
By moonlight there’s a way... for rebellion
here, the world has gone astray... revolution
Now, the time has come to pray... hallelujah
deep, inside our minds we wait... for rebellion
Here in dreamland we will not obey the masters : http://www.youtube.com/watch?v=mnP3PA-_ju0&feature=fvwrel

domingo, 4 de marzo de 2012

I Want Out

Así que creéis en Dios, o algo que todo lo puede, pero vivís como si no existiera. El positivismo atroz que vivimos nos conduce al vacío. Hay que cultivar-se. Menos yoga y más rezar.
Hoy lo que se lleva es la hipocresía, el disfraz, el aparentar, la ostentación. Pero hasta los intelectuales no son más que vanidosos lascivos y envidiosos que saben que todo lo que han memorizado no tiene nada que ver con el mundo real. Su conocimiento es abstracto y ,por lo tanto, al estar inscritos en un ámbito muy exclusivo donde esa forma de hipocresía que es ese conocimiento académico es el mayor valor, quedan totalmente invalidados para emitir un juicio sobre ningún tipo de práctica cultural que no sea leer libros.

Gente depresiva, con ansiedad, miedo de la vida; esto es lo que los que tienen poder intelectual o material quieren fomentar porque haciendo que la mitad de la humanidad sea idiota y pobre, ellos se mantienen ahí, llenan su ego y dan sentido a su existencia, puesto de trabajo etc.

COBARDES!